2012, ¿EL AÑO DE LAS PÉRDIDAS?

Los macro-festivales de música han dejado su huella en el país haciendo menos negativa la bajada en participación y recaudación, y haciendo que haya más iniciativa para organizar conciertos. Los indicadores en participación, recaudación y número de conciertos realizados acumulan una tendencia negativa, salvo algunos años en los que se han sucedido una serie de los macro-festivales, que ha hecho que no se vuelvan a recuperar, o superen, los valores máximos.

Libro5

En el año 2012, último año sobre el que ha sido realizado el estudio, la Música Clásica ha descendido en número de conciertos un 15,9%, la asistencia un 14,3% y la recaudación un 15,4% en comparación con 2008, diferencia que es mayor al compararse con el año 2007 (19,1% conciertos, 15,2% espectadores, 15,8% recaudación).

En lo referido a número de asistentes, el año 2006 es el que marca mayor asistencia, indicador que se ve reducido un 19,2% en comparación con el año 2012 al enfrentarse a una pérdida de 1.122.066 espectadores. La recaudación cae un 19,3% a pesar de haberse mantenido constante el precio medio de cada entrada (15 euros).

Libro7

Analizando detalladamente los géneros de la Música Clásica encontramos de igual modo los descensos constantes en todos los indicadores.

La música sinfónica pone de manifiesto su influencia sobre el global de la Música Clásica peso ocupando el 14% en conciertos realizados, 33,2% en asistencia y 60,7% en recaudación. Esta actividad musical se concentra en tres comunidades autónomas principal mente: Cataluña (19,2% del total), Madrid (17% del total) y País Vasco (11,7% del total), en las cuales además se anota mayor número de espectadores (16,7%, 29,8% y 17% respectivamente). En cuanto a recaudación Madrid en primer lugar con 7.333.544 euros (31,5% del total), a la que le sigue Cataluña con 5.067.310 (21,8%) y País Vasco con 2.799.370 (12% del total)

La Música de cámara y solistas acumula más del 50% de las representaciones y la asistencia es del 40,1% pero la recaudación del 34,9% no llega a alcanzar la recaudación que se da en el género sinfónico, lo que se debe al precio de las entradas, por encima de los precios de estas. La oferta se concentra en Madrid, Andalucía y Cataluña, mientras que la recaudación y la participación se concentran en Madrid, Cataluña y País Vasco.

En cuanto a música coral y conciertos de bandas las expectativas fueron distintas ya que en su mayoría se organizaban gratuitamente o el precio de las entradas era muy bajo, así pues, los indicadores en música coral se desarrollaron de la siguiente manera en el año 2012: 12,3% en oferta, 8,5% en asistencia y 3% en recaudación), superando a este género, los conciertos de bandas se desarrollaron en un 21,8% en oferta, 18,2% en asistencia y el 1,4% en recaudación.

Libro8

Muy por encima de la situación de los eventos de Música Clásica se encuentran los de la música popular, pero al igual que esta, los marcadores han disminuido notablemente en los últimos seis años.

Los resultados son claros: en el año 2012 (último año sobre el que se tienen datos cuantitativos contrastados) se celebraron 116.446 conciertos en el territorio español, una pérdida de 22.167 conciertos respecto al año 2008. Las comunidades que más espectáculos ofrecieron siguen siendo las mismas, Madrid, Andalucía y Cataluña, así como también fueron las que tuvieron mayor demanda.

No obstante, la asistencia, de tendencia descendiente y muy acusada, cae un 27,1%, 9.041.816, al igual que en la recaudación, que se acumulan pérdidas del 13,4%, 21.068.092 euros menos, si comparamos los valores obtenidos del año 2012 con el año 2009, año en el que se alcanzó el volumen máximo.

Libro6

Inquietantemente los indicadores no han seguido un proceso relativamente predecible en lo que llevamos de siglo, y es que dependiendo del género, del público al que se dirige y de si ha ocurrido un evento importante los resultados se nos han presentado muy dispares dependiendo de cada año, no obstante la diferencia entre la primera década de nuestro actual siglo (de forma progresivamente ascendente) y la segunda (descensos que se han acumulado año a año) es notable.

Libro9

Con todo esto es fácil pensar que ni la subida de precios, ni el IVA, velan por la permanencia de los artistas y de las empresas  y que el público no demandará la farándula preferentemente a otros espectáculos si no se le educa para ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *