Análisis del sector cinematográfico. El ocaso de las subvenciones en los últimos años.

El presupuesto público para el cine ha sufrido serios recortes estos últimos dos años pero, a la llegada de Rajoy a la presidencia, tampoco era tan altos: 71 millones de euros. En 2014, las subvenciones descendieron a 50,8 millones de euros. Es una cantidad absurda dentro del total de subvenciones públicas en España, que mueve al año más de 3.000 millones de euros en ayudas directas a diversos sectores de producción como la ganadería, minería, agricultura, automóvil, eléctricas, medios de comunicación, etc.. Si además mencionamos las ayudas fiscales, la cifra es muchísimo mayor: solo la desgravación por vivienda cuesta al año 6.000 millones de euros.

En comparación a otros países, los 50 millones de euros españoles contrastan con las ayudas públicas al cine de Reino Unido de 120 millones, Alemania con 340 millones  o Francia y sus 770 millones. Las subvenciones españolas son ridículas comparadas con el apoyo que recibe el sector cinematográfico en el resto de Europa. Y porque es casi el único país de la UE donde el cine paga el máximo tipo de IVA, en vez de un tipo reducido por su interés cultural.

En 2012 la producción audiovisual en España movió consigo 1.651 millones. La subvención alcanza nada más que el 3% del total. El cine también dio empleo directo a casi diez mil personas en España.

Rara vez se puede encontrar un sector económico en España que no tenga algún tipo de estímulo público, pero solo con el cine estas ayudas están en cuestión. Curiosamente, los que más critican estas subvenciones trabajan en la política y los medios de comunicación, dos de los sectores que más favorecidos están del dinero público: . Frente al 3% del cine, el PP consiguió un 90% de sus ingresos gracias a las subvenciones sin que el ministro Montoro se le haya escuchado queja alguna. Incluso el gasto en coches oficiales -63 millones anuales- supera a las ayudas al cine español.cine-barcelona--644x362

No es excusa que la reducción de subvenciones al sector cinematográfico sea la calidad de sus productos. El cine está retrocediendo en todo el mundo por motivos, como el avance de los sistemas de home cinema, por la pujanza de las series, por Internet
… La calidad es un concepto relativo, muy difícil de medir. Pero la verdad es que el cine español exportó en 2012 un 19,2% más que el año anterior, lo que no demuestra que sea compatible con su supuesto retroceso en calidad.

Los productores están hartos debido a la aprobación del Gobierno, que no es solamente un recorte y una mayor subida del IVA de toda la economía (del 8% al 21%), sino que además, es una expropiación. El ministro de Educación y Cultura, José Ignacio Wert, no solamente está reduciendo las nuevas subvenciones, sino que además está dejando de pagar las ayudas que aprobó y concedió el año anterior. Muchos productores habían solicitado créditos a su nombre para adelantar esas ayudas y ahora, como el Gobierno no paga, el banco les reclama el dinero a ellos y ejecuta los avales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *