Escena de la pieza teatral

Anna Frank revive en Ámsterdam.

Una obra llamada “Anne” recrea el sueño que tenía la joven de convertirse en una gran literaria.

El pasado jueves 8 de mayo se estrenó  una nueva pieza teatral que nos relata la historia de la joven autora del “diario” pero alterando la verdadera historia. En esta versión, la joven ya liberada del campo de concentración de Bergen-Belsen está a punto de conseguir su deseo de ser una escritora de prestigio pero la obra vuelve al pasado para contar la historia del sufrimiento de Anna. Esta obra, firmada por Leon de Winter y Jessica Durlacher, hijos de supervivientes del nazismo, pretende acercar a las nuevas generaciones “el mensaje de paz y libertad de la joven” en la nueva sala Theater Amsterdam.

El Diario de Anna Frank ha sufrido diversas ediciones, desde la original de su padre Otto, quién recopiló todas las notas junto a su antigua empleada Miep Gies, que fue 1947 habiendo sufrido diferentes censuras por el mismo Otto, hasta la versión de 1998 en la que aparecen diversas cuartillas inéditas. Esto ha sido de gran influencia en la obra ya que se han aprovechado todas las versiones existentes de la obras para darle un gran realismo a los diálogos que hacen que se pueda ver el sufrimiento de una joven judía durante la Segunda Guerra Mundial.

La trágica historia es contada desde una casa giratoria que hace las veces de domicilio de los Frank en Ámsterdam, cuando eran libres, y también de escondite. El decorado es apabullante y permite cortar el edificio en porciones para mostrar las oficinas donde Otto Frank tenía su empresa, así como las habitaciones del anexo secreto que les ocultó sin éxito de la ocupación nazi. El alarde tecnológico es tal, que las primeras críticas de los expertos apuntan a un estilo “casi cinematográfico que difumina en cierto modo el aspecto opresivo de la situación”.

Robin de Levita, el productor holandés, tenía muy claro su objetivo y ahora espera que el público responda, porque esta nueva sala, solo programará Anne de forma permanente. Está previsto que Anne pueda oírse en inglés, francés, alemán, español, ruso, chino o japonés, una lista que se irá ampliando. No podía ser de otro modo para un Diario que ha sido traducido a setenta idiomas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *