Artículo sobre las políticas culturales de la Comunidad de Madrid

El proceso de institucionalización de la cultura en Madrid se ha producido en tres grandes etapas: desde la Ilustración tardía hasta la Edad de Plata, El franquismo y el periodo democrático con distintas intensidades y particularidades. La política de la Comunidad de Madrid se entiende dentro de un paisaje institucional previo. La acción del Estado central y del Ayuntamiento es el despliegue de su acción cultural e institucional.

La configuración institucional y orgánica de la Comunidad de Madrid en la política cultural se ha complejizado y diversificado en otros departamentos administrativos. Se parte de una estructura orgánica similar a la del Ministerio de Cultura y otras comunidades autónomas, si bien se configura de manera abierta a los sectores artísticos y culturales a través de los órganos de Asesoramiento. Más recientemente se constata una intensificación procesos de Gobernanza con el sector privado y no lucrativo de la cultura en lo relativo a las industrias culturales a través de Clusters y otras nuevas formas institucionalizadas de colaboración.

Desde el análisis presupuestario, se confirma un crecimiento continuado y sostenido del presupuesto asignado a la cultura unido con el incremento presupuestario del conjunto de la Administración Autonómica en el periodo analizado. Más allá de la propia singularidad de Madrid como capital del Estado Español, sede principal de las principales instituciones del Estado y de la Corona, la identidad madrileña se ha construido desde el recurso al presente, sin un discurso político consensuado en los partidos políticos (PP, PSOE, IU). Esta construcción de la identidad en presente continuo, ha sido posible gracias al acelerado desarrollo de las coronas, que han configurado una naturaleza cultural metropolitana, que en poco tiempo debilitó la polaridad entre capital y la provincia, característica del final del franquismo.

El determinismo histórico, el contexto institucional cultural y la composición de los agentes a través de las redes de políticas de los distintos sectores culturales son las tres variables dependientes que tienden a configurar las agendas y la arena política en las Comunidades Autónomas y no la política cultural de derechas o izquierdas tal como se concluye del enfoque comparado con la Comunidad de Valencia. Desde la constitución democrática de los municipios en 1979, los políticos trataron de promover una identidad local basada en la autosuficiencia de servicios frente a la capital, con el objetivo de asegurar la gobernabilidad. Los servicios culturales de los municipios aparecen en el periodo democrático con el apoyo del gobierno autonómico: Red de Teatros y Red de Bibliotecas de la Comunidad de Madrid.

Los presupuestos de los municipios de la Comunidad de Madrid, con independencia de su perfil socio-económico crecen exponencialmente en el periodo 1985-2005. Se constata que en los últimos años los ayuntamientos tienden a contratar cada vez en mayor medida servicios a través del capítulo

El esfuerzo cultural (porcentaje del presupuesto destinado a cultura dividido por el presupuesto total del municipio) de los municipios analizados es significativamente mayor (entre un 4 y un 9%) que en el caso de las administración autonómica -que se mueve entre el 1 y el 2% -, si bien no podemos concluir sobre una evolución en el tiempo. El diseño organizativo de los organigramas municipales se conforma y justifica en torno a las principales infraestructuras culturales y su prestación de servicios: biblioteca, teatro, actividades de formación artística y cultural y de los centros culturales.

 

Sección de la Revista de Investigaciones Políticas y Sociológicas: La política cultural en España, los sistemas autonómicos. 2012

Arturo Rodríguez Morató – Joaquim Rius Ulldemolins (coords.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *