China – Nuevas esperanzas para un mercado legal de la música

China es un mercado de enorme potencial que durante muchos años ha estado asfixiado por la piratería. Actualmente ocupa el puesto número 21 en el mundo, con ganancias que en 2013 llegaron aproximadamente a los USD 82,6 millones. Sin embargo, el panorama para la industria de la música en China está cambiando.
En los últimos dos años, las discográficas multinacionales y algunos sellos independientes han otorgado licencias a ocho de los principales servicios musicales en Internet de ese país, la mayoría de los cuales habían vulnerado previamente los derechos de propiedad intelectual. Este avance se remonta al histórico pacto firmado en 2011 entre tres discográficas multinacionales y el gigante de Internet Baidu, que incluía un acuerdo judicial sobre los litigios abiertos por piratería y un compromiso por parte del buscador de clausurar su servicio de enlaces a contenidos piratas. La vasta población de China que usa Internet presenta una oportunidad
inmejorable para el crecimiento del sector de la música, ya que en 2013 el país contaba con 618 millones de usuarios, el 81% de los cuales se conectaban a Internet con un dispositivo móvil. Sunny Chang, presidente de Universal Music Group International para China continental, pronostica: «El acuerdo con Baidu desencadenó que otras compañías de Internet cambiaran su enfoque y establecieran una oferta legal. Creemos que dentro de tres o cinco años habrá un mercado libre y para entonces China podría ocupar una posición muy destacada en la clasificación mundial».

La transición hacia el modelo de pago

El modelo de pago cuenta con el aval cada vez más explícito del gobierno. Yan Xiaohong, viceministro encargado de la Administración Nacional de Derechos de Propiedad Intelectual de China (NCAC, por sus siglas en inglés), señala: «Ha llegado la hora de pagar por la música en China. No se trata solo de una cuestión de principios, sino también de una práctica necesaria. El otro tema importante es que, más allá de si elegimos un servicio de pago o uno financiado por publicidad, debemos garantizar que los titulares de derechos reciban una remuneración». Los sellos independientes no podrían estar más de acuerdo. MikeSongke, vicepresidente de la organización que agrupa a los sellos discográficos de China (CMIC, por sus siglas en inglés), afirma que el modelo de pago estimulará la inversión en los artistas locales y contribuirá a desarrollar una industria musical pujante en China. Sin embargo, el país enfrenta grandes retos por delante. Además de la competencia desleal de cientos de servicios no autorizados, CMIC considera que el bajísimo nivel de ganancias de los titulares de derechos es una enorme barrera para el desarrollo del sector. Según un estudio publicado por CMIC en 2012, el valor total del sector de la música digital en China asciende a aproximadamente RMB 30 000 millones (USD 4 900 millones), pero solo una mínima porción de esos ingresos (menos del 3%) se reparte entre los titulares de derechos. Songke hace una comparación con la próspera industria cinematográfica china, donde la recaudación por la venta de entradas se reinvierte en producir películas locales: «Actualmente, la piratería no es nuestro único problema. Debemos contar con un sistema de distribución más justo que dé impulso a nuestro sector, tal como sucede en la industria del cine». Al momento de la publicación de este informe, los servicios digitales legítimos de China evolucionan rápidamente, y hay grandes esperanzas de lograr la consolidación del sector. Dentro del grupo de los principales servicios, Kuwo ofrece una modalidad de pago y también streaming gratuito. Lei Ming, su director ejecutivo, expresa: «En China, la mayoría de las personas acceden ahora a la música de forma legal. Sin duda, el entorno se ha vuelto muy propicio para nuestro negocio, pero la gran pregunta es: ¿qué debemos hacer para lograr que los consumidores pasen de los servicios gratuitos a los de pago, y cómo lo hacemos sin que nuestros usuarios se fuguen de nuevo a los sitios ilegales?». Otra oferta líder es la de Tencent, que ha acumulado tres millones de abonados en su servicio por suscripción, Green Diamond. Baidu, el motor de búsqueda más importante de China, prefiere una estrategia diferente: tiene un servicio gratuito de streaming de música y, además, una modalidad de pago que ofrece mayor espacio de almacenamiento en la nube, así como archivos de alta calidad y mayor tamaño. Al igual que en el caso de Kuwo, la mayoría de los usuarios de Baidu prefieren la opción gratuita. Kaiser Kuo, director de comunicaciones internacionales, explica: «Baidu tiene un modelo financiado por publicidad; nuestra estrategia consiste básicamente en sacar rédito de la publicidad en línea y en ser el principal portal de entrada para que los consumidores accedan a Internet».
Liu Yu Xing, asistente del gerente general de China Mobile Music Base, comenta:
«No son solo los sellos discográficos y los músicos los que quieren este modelo de pago en China; es un objetivo que también comparten los operadores de telefonía móvil».
Los sellos discográficos también quieren avanzar en el desarrollo de artistas en China continental. En el corto plazo, se trata de todo un desafío debido al escaso nivel de desarrollo de las instalaciones de producción y a la legislación que
restringe la inversión extranjera en la producción y la distribución de música en ese país.
Ante la ausencia de un mercado avanzado para la venta de las grabaciones sonoras o
para el cobro de los derechos de comunicación pública, los sellos discográficos que funcionan en China dependen en gran medida de los ingresos derivados de la representación de artistas y de actuaciones. Casi todos los artistas con éxito de ventas provienen de Taiwán, conocida como la «Hollywood» de la región. Uno de los principales sellos independientes de China es Linfair Records y su presidente Denver Chang asegura que los ingresos por ventas de discos y por representación no pueden ser el futuro a largo plazo para las discográficas chinas: «Un sello discográfico se cimienta sobre un modelo de pago. La buena noticia es que sabemos que las plataformas quieren ofrecer servicios de pago, y que el gobierno también ha dado su respaldo. Los intereses de la industria de la música y los de las compañías de Internet están en sintonía».
Combatir la piratería
Los sellos discográficos y los servicios digitales coinciden en que la protección de los derechos de propiedad intelectual es clave para dar un giro al mercado chino. Tras los acuerdos de licencia que algunos propietarios de repertorios lograron, no sin esfuerzo, firmar con las principales plataformas digitales, el gobierno ahora tiene por delante la tarea de erradicar los miles de sitios ilegales, pequeños y medianos, que aún existen en el país. Yan Xiaohong, viceministro de la NCAC, sostiene que el gobierno ha redoblado sus esfuerzos para garantizar que se cumpla la ley y para generar mayor conciencia pública sobre esos derechos: «Hace nueve años, cuando
asumí este cargo, nos referíamos a los derechos de propiedad intelectual solo en términos teóricos; hoy las cosas son muy diferentes. Se han endurecido las sanciones penales por infracciones de los derechos de propiedad intelectual y las actuaciones contra los sitios ilegales se ha intensificado»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *