Fomento artístico

Voy a empezar haciendo una pequeña introducción en el artículo definiendo por encima los conceptos de arte y cultura, para así poder adentrarme en los factores que hacen que éstos se promuevan…

1.¿QUÉ ES EL ARTE?

La definición oficial de las grandes enciclopedias define el “arte” como la actividad en la que el hombre recrea, con una finalidad estética, un aspecto de la realidad o un sentimiento en formas bellas valiéndose de la materia, la imagen o el sonido. O cómo un Conjunto de obras que resultan de esta actividad, así como las diferentes tendencias o estilos de las mismas.

Ahora bien… El arte consiste en la facultad de comunicar a los demás, los propios sentimientos, mediante el empleo de signos exteriores; y en particular en realizar y manifestar la belleza. “Es la expresión sensible de lo bello”.  El artista concibe y produce lo bello, utilizando los elementos naturales de que puede disponer; tal poder creador es, justamente, lo que más distingue el arte de la ciencia: Ésta consiste en poseer conocimientos verdaderos, adquiridos por la observación y el estudio; en tanto que el arte, si bien debe, como la ciencia, fundamentarse en leyes y principios, se ordena siempre a la ejecución. Ciencia que no se aplica no pasa de ser teórica, especulativa; el arte por el contrario, es siempre práctico, pues se traduce en realidad, su unión a la ciencia garantiza la perfección de la obra.

En general el concepto de arte puede reducirse a dos: utilidad y belleza.

2. Y… ¿QUÉ ES LA CULTURA?

La cultura, en el sentido restringido de las actividades que tienen que ver con el disfrute estético, es un bien final cuyo consumo da sentido y placer a la vida. Así como las personas logran satisfacciones en el amor, o conociendo un nuevo país o usando una joya elegante, pueden obtener también placeres intensos a través de la música, la literatura o cualquiera de las artes, tanto en el papel de espectador como en el de practicante de ellas. Como bien final, no necesita justificación diferente al placer que puede proporcionar y a su contribución al desarrollo de las personas.

jr1

 

3. ALGUNAS UTILIDADES DEL ARTE…

  • La familiaridad de los niños con la literatura y con el arte contribuye al desarrollo de sus capacidades.
  • El dominio del idioma es importante en el ejercicio laboral y profesional. Quienes leen y escriben bien tienen herramientas mejores para el manejo de competencias laborales difíciles.
  • Para ser un ciudadano se requiere haber desarrollado la habilidad de diálogo y debate que es el resultado en buena parte de una buena capacidad de lectura.
  • En sociedades con altos niveles de conflicto y tensión como la nuestra, la actividad cultural puede contribuir a la convivencia en diversas formas
  • El arte y la cultura ayudan a establecer distancia con lo terrible de la vida, la violencia, el terror.

 

4. ¿PUEDE EL ARTE CAMBIAR EL MUNDO?

Muchas veces nos hemos preguntado “¿Puede el arte cambiar el mundo?” Es una pregunta interesante. El arte por sí solo no cambia el mundo, somos las personas las que podemos hacerlo. Sin embargo, el arte como herramienta al servicio de los seres humanos, juega un papel clave a la hora de construir un mundo más justo y solidario.

El arte genera movimientos transformadores, en esta ocasión utilizando las calles como espacio de expresión social. Escribir sobre muros abandonados, componer canciones, producir documentales sociales… las oportunidades son infinitas y muy variadas. Pero el arte necesita de las personas. El arte nos da una posibilidad de conocernos mejor y descubrir aquello de lo que somos capaces.

El arte despierta en nosotros la posibilidad de cambiar las cosas. Por intangible que resulte en ocasiones, su capacidad de generar oportunidades es de lo más tangible.  ¿Puede el arte cambiar el mundo? Desde luego que sí. El arte al servicio de las personas y de los pueblos se convierte en una herramienta muy poderosa para lograr el cambio social y demostrar que un mundo mejor es posible.

jr

 

5. ¿QUIÉN DEBE FINANCIAR LA CULTURA?

La financiación de la cultura la hacen ante todo los consumidores: las industrias del libro, del disco, del cine, que tienen productos destinados al público de masas, obtienen sus ingresos en el mercado.

Sin embargo, buena parte de los bienes culturales tienen una complejidad y dificultad que hace que solamente sean consumidos por grupos reducidos de la sociedad, o son bienes públicos o que serán disfrutados por generaciones futuras, por lo que no es fácil cobrar sumas que cubran sus costos totales. La música clásica, la gran literatura, la ópera, el arte de vanguardia, raras veces tienen públicos de masas, y sus costos de producción hacen que no exista un mercado que pueda pagarlos. Lo mismo ocurre con la conservación del patrimonio histórico de un país, de sus monumentos arquitectónicos o sus museos.

descarga

Por otra parte, la capacidad de disfrute de los bienes culturales más complejos es el resultado de un proceso largo de desarrollo: volverse lector de buena literatura, aficionado al cine de calidad, al arte o a la música clásica, es el resultado de una formación que toma tiempo. Para tener públicos dispuestos a pagar por estos bienes culturales, como consumidores o como ciudadanos que pagan impuestos, es preciso haber formado esos públicos, en la escuela y mediante una oferta cultural que poco a poco configura su propia demanda.

Sí lo anterior es cierto, la política cultural del estado debe promover en acceso de la población a los bienes culturales, dar prioridad al público infantil y juvenil y  tener a la escuela como escenario privilegiado de la actividad cultural. Por ello, la función del estado, más que producir la cultura, es ante todo promover la conservación del patrimonio cultural, impulsar la formación para la cultura, sobre todo en la escuela, apoyar el mantenimiento de una infraestructura adecuada y facilitar, reduciendo trabas y regulaciones, la creación y difusión de bienes culturales.

Situadas entre el consumidor y el Estado, las empresas pueden apoyar la cultura en diversas formas: subsidiando parcialmente las actividades artísticas y literarias, patrocinando museos y presentaciones musicales, estableciendo premios, impulsando programas de formación artística y literaria, asumiendo la conservación de edificios de valor arquitectónico y transfiriendo criterios empresariales de administración al manejo de la cultura.

Para estimular el apoyo de los empresarios a la cultura, el Estado debe crear un marco legal y tributario favorable, que estimule la formación de fundaciones y organizaciones civiles con funciones culturales, el desarrollo de colecciones, la conservación y uso del patrimonio cultural y el apoyo a la creación artística y literaria.

Las empresas pueden obtener beneficios directos importantes del apoyo a actividades culturales, en el campo de las relaciones públicas, del reconocimiento de su imagen corporativa, de la percepción pública de su compromiso social. Frente a la inversión en publicidad directa o en otras áreas como el deporte, el apoyo a la cultura resulta atractivo si está acompañado de estímulos tributarios adecuados, y si puede hacerse en las áreas que resulten de interés para la empresa.

Para el Estado un estímulo tributario en el que el gasto final cultural realizado por la empresa es en todo caso varias veces el valor del impuesto perdido, y en condiciones de mayor eficiencia y con menores costos de administración y recaudo, es un excelente negocio, si se aplica a actividades que normalmente realiza al mismo Estado: el sostenimiento de museos, bibliotecas y orquestas, la formación de colecciones artísticas, el otorgamiento de premios y estímulos a la creación literaria.

 

6. GASTO CULTURAL EN EUROPA Y ESPAÑA

El gasto en cultura de Europa suele cambiar bastante entre los varios países. Los países que suelen gastar más en ocio y cultura respecto a su PIB  son Reino Unido y Luxemburgo estando más o menos en 7 y 6% de gasto sobre PIB, mientras que los que menos gastan son Finlandia e Irlanda que están más o menos en el 4 y 3% de gasto sobre PIB.

1386367201_574833252_4-Lote-de-192-monedas-antiguas-Varios-paises-Hobbies-Arte-Deportes

¿CÓMO ES EL CONSUMO CULTURAL EN ESPAÑA Y QUE CAMBIOS HA EXPERIMENTADO?

España está más o menos en el 5% de gastos en cultura sobre PIB, está muy cerca de los que más gastan en Europa. Si es cierto que se ha producido un descenso muy grande entre 2002 y  2010

Captura de pantalla 2014-05-27 13.11.46

La situación económica actual afecta de una manera negativa al gasto en ocio y cultura, es lógico porque al final son siempre las familias y las empresas las que más invierten en este tipo de gastos, aunque también es cierto que el gasto público tiene mucho que decir en ocio y cultura sobre todo en la parte de festejos. Las familias y las empresas llevan ya tres, cuatro años reduciendo sus gastos, y el sector público lleva dos años descendiendo sobre todo en gasto corriente, por lo tanto el efecto está siendo negativo y la perspectiva del futuro tampoco va a ser mejor, lo más probable es que veamos cómo este gasto se sigue reduciendo.

¿CUÁNTAS EMPRESAS LLEVAN A CABO ACTIVIDADES RELACIONADAS CON EL OCIO Y LA CULTIRA Y A QUÉ SE DEDICAN?

Hay 104.700 empresas aproximadamente dedicadas a ocio y cultura en España, dedicándose a actividades artísticas y a actividades recreativas diversas .

Captura de pantalla 2014-05-27 13.23.48

España está importando casi 870.000.000€  al año en temas relacionados con ocio y cultura, aunque entre el 2006 y el 2010 ha habido una caída de aproximadamente un 20% .Las comunidades españolas en las que se gasta más son aquellas que son más importantes en cuanto población al PIB y en población, lo cual tiene mucho sentido porque al final los principales inversores en ocio y cultura son familias y empresas, las comunidades que más invierten son Madrid, Cataluña, (cada una supone el 18% del gasto total),  la Comunidad Valenciana y Andalucía, mientras que las que menos invierten son las comunidades más pequeñas en cuanto a población que son Ceuta y Melilla y la Rioja.

     

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *