La gestión de la crisis, la gestión del cambio

1380198081_379014_1380226474_noticia_normal

15/02/2011 (empresasygestion.wordpress.com)

“Crisis en griego significa proceso o cambio” esta frase estaba incluida en el polémico discurso de Alex de la Iglesia en la pasada Gala de los Premios Goya y hace referencia a las discrepancias en torno a la aprobación de la llamada Ley Sinde y su repercusión en la industria del cine.
Dejando aparte la polémica Ley, lo que sí es cierto es que para salir de una situación de crisis debemos afrontar una serie de cambios en nuestro negocio. No podemos quedarnos parados esperando a que sean los agentes externos los que nos saquen de esta situación o que nuestro sector remonte. Por eso, una buena gestión de la crisis implica afrontar esa serie de cambios necesarios para superarla.
¿Tenemos un control suficiente de la gestión de nuestro negocio que nos ayude a concretar cuáles son los cambios más adecuado? ese es el quid de la cuestión. Una de las finalidades principales de la gestión empresarial es la optimización de los recursos de la empresa, si somos capaces de controlar esos recursos, donde son más necesarios, donde más prencindibles, cuáles los que aportan mayor beneficio a nuestra actividad, etc. podremos tomar las decisiones adecuadas a la hora de afrontar una reorganización o un proceso de cambio que suponga un impulso a nuestro negocio.
La gestión nos ayuda muchas veces a prever situaciones y anticiparnos a las crisis pero, una vez dentro de ellas, es un elemento de vital importancia para su superación. La falta de control hace inviable, en la mayor parte de las ocasiones, el desarrollo de opciones razonables que puedan aportar soluciones apropiadas a nuestra situación, no poder concretar con qué recursos contamos o dónde aplicarlos convenientemente nos impide dar con la tecla apropiada para provocar esos cambios.
Los tiempos de crisis son tiempos de cambios, pero no de cualquier tipo de cambios. Sólo los que sepan adaptarse y revertir una situación negativa para salir reforzados podrán cambiar convenientemente y para eso es necesaria una gestión apropiada de nuestros recursos, el resto están condenados al fracaso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *