La producción cinematográfica española

PrehistoricDigital El presente de la producción cinematográfica española es cuanto menos difícil de describir, ya que si nos basamos en los datos recientemente publicados, observamos que con respecto a la producción se han realizado un total de 173 largometrajes, lo que supone una de las cotas más altas de los últimos años, y en cuanto a los cortometrajes la cifra con respecto a la cifra de producción también es superior. Sin embargo, una de las mayores debilidades de la producción española es la cada vez mayor atomización del sector, y que se debe tener en cuenta, ya que si lo trasladamos a la capacidad productiva de las empresas dedicadas a la producción audiovisual, de las 217 actualmente activas, 179 (es decir, el 82´49% del total) participaron en la realización de una sola película; 34 (15´67% del total) participaron entre dos y cuatro películas, mientras que tan sólo 4 ( 1,84% del total) participaron en cinco o más películas .Estos datos pues, nos revelan la anteriormente atomización del sector audiovisual y da buena cuenta del coste de realización una producción cinematográfica, pues el coste medio de un largometraje ronda los 3´2 millones de euros, y en el caso de películas realizadas en coproducción, este coste medio puede fácilmente alcanzar de media los 8´1 millones de euros, siendo pues difícil que todas las empresas pertenecientes al sector audiovisual puedan disponer y moverse entre estas cantidades tan altas. A pesar de esto, el número de copias destinadas para el mercado de salas se ha incrementado sensiblemente al efectuarse una distribución intensiva y extensiva a la vez, es decir: un mayor número de copias en un menor tiempo de explotación. Y mientras esto sucede con algunas (pocas) películas que contienen un impacto comercial indudable, muchos de esos 173 largometrajes anteriormente mencionados tuvieron no pocas dificultades para llegar a estrenarse o para permanecer en las pantallas de los cines en un período de tiempo superior a la semana. Por otra parte, y a pesar del aumento de la producción y de la calidad media de las películas de animación y de, sobre todo, documentales en los últimos años, es aun hoy difícil encontrar en las salas de nuestros cines películas de producción española pertenecientes a estas categorías. Cortometrajes Con respecto a la creciente producción de cortometrajes, indicador de futuro a tener en cuenta, y dejando aparte la creatividad de algunos realizadores, las significativas cifras referidas a los cortometrajes no nos deben inducir a error, ya que: • Este es un sector cuya dependencia de las ayudas públicas (estatales, de las Comunidades Autónomas, Diputaciones, Ayuntamientos, etc.) es muy alta, debido a la poca inversión real de la productora. • Las empresas productoras de cortometrajes, siendo en muchos casos de tipo unipersonal muchas veces por propia voluntad del director, que hace las veces de director como de productor, no llegan a consolidarse finalmente como empresas audiovisuales considerables para poder acometer posibles producciones de mayor envergadura, por lo que en la mayoría de los casos tienden a desaparecer estas empresas tras haber realizado una o varias producciones. • La obtención de recursos para la amortización de la inversión se basa muchas veces en una posible obtención de premios en los diferentes festivales en los que se participe , tanto nacionales como internacionales , y a lo que se le ha concedido el apelativo de el “ circuito de festivales “ , lo que a su vez ha hecho posible la proliferación hasta niveles insospechados el número de festivales y concursos de cortometrajes, siendo en su mayoría de escasa consistencia y en el número de proyecciones. Distribución La distribución durante los pasados años ha sido más o menos constante. Sin embargo, lo que ocultan las cifras registradas para llegar a esta conclusión no muestran que por una parte, muchos de los largometrajes son estrenados de forma penosa, con una duración media en las carteleras de una o dos semanas y sólo en las grandes capitales y, también en ocasiones, con la pertinente adquisición de las entradas del aforo para obtener una subvención determinada por ello. Junto a esto, muchas de las películas españolas estrenadas están en manos de filiales de distribuidoras de origen extranjero, fundamentalmente de las “majors”, mientras que hay otras que no han logrado alcanzar un acuerdo con las distribuidoras, teniendo que realizar entonces esta labor la propia productora e incluso directamente el productor o el director del filme. En cuanto a la distribución de películas provenientes de otros países, la tendencia reflejada es diferente a la del año precedente, pues se ha producido un descenso en la aparición de nuevos títulos, manteniéndose el número de películas producidas en Europa y decreciendo el de películas de origen norteamericano, siendo tan sólo 45 las películas procedentes de terceros países. Sobre la importación, han sido exportadas un total de 379 nuevas películas para ser visionadas en salas de exhibición, menos que en el año anterior, siendo las películas en versión un total de 379 películas extranjeras las importadas para ser exhibidas en salas, distribuyéndose del total 118 en versión doblada, 69 en versión original subtitulada y 192 en ambas versiones simultáneamente. equipo-de-rodaje1 Medidas de protección Partiendo de las palabras de José Antonio Bello Cuevas, profesor de la Universidad Complutense de Madrid, “La enorme competitividad del cine norteamericano, que alcanza una cuota (de pantalla) cercana al 85%, “obliga” a que exista una legislación de ayudas (…) hasta que la industria pueda competir en igualdad de condiciones con el gigante estadounidense.” En esta línea, las productoras cinematográficas españolas deben defender el derecho de las películas a no ser cuanto menos tratadas en los acuerdos concernientes al libre comercio como meras mercancías y, por tanto, la imperiosa necesidad de proteger la creación audiovisual como una parte de nuestro patrimonio cultural, siendo la labor de las diversas asociaciones y entidades de gestión la de orientar al fortalecimiento de la inversión privada y de las diversas cadenas de TV , que se busca inviertan en torno a un 5% de sus beneficios en proyectos cinematográficos para facilitar su viabilidad , lo que a su vez ayudará a mejorar la estructura industrial con el consiguiente aumento del empleo , renovación tecnológica y crecimiento del sector audiovisual en el futuro. Por ello, las diversas asociaciones profesionales de este sector y entidades de gestión vienen de forma asidua solicitando al Gobierno español la promulgación de una legislación audiovisual que posibilite una estabilidad económica aceptable y el paulatino crecimiento como industria audiovisual. A continuación, pasaremos a exponer algunas instituciones ligadas al sector audiovisual y de las posibles subvenciones que una productora u otro organismo ligado a este ámbito puede percibir. Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA) Se trata de un organismo autónomo y que se encuentra adscrito al Ministerio de Cultura, quien planifica las políticas de apoyo al sector cinematográfico y al de la producción audiovisual. Entre sus funciones y deberes podemos destacar: • Fomentar, promocionar y ordenar todas las actividades cinematográficas y audiovisuales englobadas en España dentro de sus tres aspectos: de producción, distribución y exhibición. • Recuperación, restauración, conservación, investigación y difusión del patrimonio cinematográfico. • Contribuir a la formación de futuros profesionales en las distintas especialidades cinematográficas. • Establecer relaciones con organismos e instituciones internacionales y con asociaciones extranjeras con fines similares. • Cooperar con las Comunidades Autónomas en la temática de cinematografía y artes audiovisuales. • Desarrollar la creación, incrementar la producción y favorecer la distribución de las producciones españolas. • Alcanzar una proporción considerable de mercado interior que permita el mantenimiento de todo el conjunto industrial del cine español. • Mejorar el grado de competencia de las empresas e incentivar la aplicación de nuevas tecnologías. • Potenciar la proyección exterior de la cinematografía y de las artes audiovisuales españolas. • Salvaguardar y difundir el patrimonio cinematográfico español. • Fomentar la comunicación cultural entre las Comunidades Autónomas en materia de cinematografía y artes visuales. Con respecto a su organización, el ICAA está presidido por el Ministro de Cultura, siendo ahora mismo José Ignacio Wert, teniendo a su vez otras cuatro subdirecciones generales y dependientes de la Dirección General: • Secretaría General. • Subdirección General de Fomento de la Industria Cinematográfica y Audiovisual. • Subdirección General de la Promoción y Relaciones Internacionales. • Filmoteca Española. Ley de Cinematografía A través de la Administración del fomento de la cinematografía española, la Ley de Cinematografía (aprobada el 20 de Diciembre del 2007) articula la normativa de promoción y estímulos a la cinematografía y se dictan dichas normas para su aplicación. El ICAA, ya mencionado anteriormente, sigue concediendo ayudas para la producción de películas españolas, aunque ahora debido a la coyuntura económica en menor medida. Para la concesión de la ayuda, un comité evalúa los diferentes proyectos bajo las siguientes consideraciones: • La calidad y valor artístico del proyecto presentado. • El presupuesto y su adecuación para la realización del proyecto. • El plan de financiación de la película y que garantice su viabilidad. • La solvencia de la productora o del productor y el cumplimiento anteriormente mostrado en anteriores ocasiones de las obligaciones derivadas de la obtención de ayudas en el caso de ser el segundo, tercer o más proyecto presentado por dicha empresa/ productor. Vías de financiación Dentro del continente europeo, España tiene un papel determinante dentro de las instituciones cinematográficas, las entidades financieras y las cadenas de televisión. Por ello, las productoras españolas siguen un modelo estandarizado de financiación muy definido: • 1/3 en créditos ICO (procedentes del Ministerio de Cultura). • 1/3 a través de los derechos de TV. • 1/3 mediante inversión personal o por coproducción, y/o distribución, y/o ventas de DVD´s. Aparte, la financiación privada es el recurso inicial , o sea de los recursos propios , fondo que no tienen por qué ser solo patrimonio del productor , ya que dentro de ellos están englobados los préstamos de los bancos u otras entidades de crédito, exigiendo estas empresas dos tipos de garantías: 1. Garantía de mercado: Referida a que el productor está obligado a negociar una venta y explotación con los distribuidores para las distintas “ventanas”. 2. Garantía de buen fin: Consiste en exigir al productor que se asegure y llegue a buen fin el proyecto, y por lo tanto, los bancos y entidades de crédito no corren riesgo previsibles. Aparte, la obtención de dinero con estas empresas ha sido regulada e incentivada mediante la Ley de exenciones fiscales; ya que con esta medida los particulares o empresas, aunque no tengan nada que ver con el cine, pueden prestar dinero para la financiación de una película, desgravándose así el 5% de la Renta. Como ejemplo, Canal+, TVE y las plataformas digitales han ido progresivamente colaborando con anticipos de derechos de antena y en la financiación de un buen número de proyectos, mientras que en el caso de Antena3 y Telecinco han participado más bien como coproductoras. 1297359890803 Ayudas públicas El Ministerio de Cultura, a través del ICAA, pone también a disposición de las productoras varias modalidades de subvención: – Ayudas a la producción: • Para proyectos experimentales o proyectos que vayan a ser realizados por realizadores noveles (con no más de 3 largometrajes realizados) se establece un fondo de 7 millones de euros, no superando la subvención el 60% de la inversión del productor ni la cantidad superior a los 500.000 euros. • También se destinan 3 millones de euros para documentales, cortometrajes y pilotos de series de animación. • Préstamo- producción, que tendrá como objetivo financiar el proyecto, no superando el 40% del mismo o para proyectos de mejora y adquisión de equipos y maquinarias de producción cinematográfica que acometan empresas y estudios de doblaje y sonorización, laboratorios, empresas de iluminación y filmación cinematográfica. – Ayudas a la amortización: Se pueden acceder a ellas a través de dos vías: a) Si no ha tenido ayuda sobre proyecto: una cantidad equivalente al 15% de los ingresos brutos de taquilla que se obtenga durante los dos primeros años de su exhibición en España más un 25% complementario de esos ingresos. b) Si ya se ha tenido esta ayuda sobre proyecto: 15% de los ingresos brutos de taquilla que se obtenga durante los dos primeros años de su exhibición en nuestro país. Aparte, con la finalidad de estimular la distribución de películas comunitarias de calidad y valores artísticos destacados, el ICAA dispone también de una serie de ayudas que incluyen hasta el 50%del coste de las copias, del subtitulado y de los gastos de publicidad. Ayudas públicas en Andalucía En el caso de la Comunidad Autónoma andaluza, la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, a través de la EPGPC, convoca anualmente ayudas específicas para el desarrollo o producción al sector audiovisual para distintas modalidades: • Ayudas para el Desarrollo de guión para cortometrajes y largometrajes. • Ayudas para la Producción de largometrajes de ficción. • Ayudas para la Producción de cortometrajes de ficción. • Ayudas para la Producción de largometrajes documentales. • Ayudas para la Producción de unidades documentales. • Ayudas para la Producción de cortometrajes documentales. • Ayudas para la Coproducción de largometrajes de ficción. • Ayudas para la Producción de series de TV. • Ayudas para la Promoción de obras audiovisuales en festivales y mercados. Programas europeos de financiación La Comisión Europea, en el año 1988, puso en marcha el denominado programa MEDIA (Medidas para estimular el desarrollo de la industria audiovisual). Ya en el año 1997, este programa se establece en España a través de un punto de información encargado de la difusión entre los profesionales de la industria audiovisual de las diferentes líneas de actuación del programa. Desde esta oficina, pues, se sirve a los tres sectores básicos de la industria: la producción, distribución y exhibición. MEDIA Desk España trabaja para toda aquella empresa española ligada al sector de la producción, distribución y exhibición, cinematográfica, audiovisual y de las nuevas tecnologías: 1. Producción de películas, obras audiovisuales y multimedia. 2. Distribución de películas, obras audiovisuales y multimedia. 3. Promoción, Acceso a los mercados europeos audiovisuales. 4. Apoyo a Festivales. 5. Formación de profesionales. 6. Apoyo a Proyectos, para potenciar el patrimonio y los archivos audiovisuales europeos, a desarrollar los servicios on-line y para mejorar el acceso de los contenidos europeos a los servicios avanzados de difusión digital (cadenas temáticas).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *