1399998108_973803_1400004537_noticia_normal-300x161

Mats Ek seduce a la Compañía Nacional de Danza con su coreografía ‘Casi-Casa’.

 Sevilla 13 MAY 2014 – 20:12 CET

“Los bailarines están deseando que vuelvan Mats Ek y Ana Laguna para trabajar con ellos. Tras marcharse, después de los primeros días de ensayos para preparar Casi-Casa, no dejaban de preguntarme cuándo volverían”, reveló este martes en Sevilla José Carlos Martínez, director de la Compañía Nacional de Danza (CND), que este viernes 16 ofrecerá en el Teatro Central el estreno por una compañía europea de Casi-Casa, del coreógrafo sueco Mats Ek.

“Esta pieza la creé para la compañía Danza Contemporánea de Cuba, que la estrenó en 2009, pero comencé a trabajar en ella en el Ballet de la Ópera de París y Juan Carlos Martínez fue, durante el proceso creativo, uno de los bailarines principales. Es la combinación de dos trabajos anteriores, Apartament, una obra que requiere una gran escenografía, y otra obra que hice para la compañía cubana. Es una mezcla de dos piezas pero con la coreografía adaptada para que funcione la fusión. Espero que destaque como una obra independiente”, explicó este martes en Sevilla Mats Ek, uno de los grandes de la danza contemporánea del siglo XX, ángulo de un cuadrado imaginario en el que también están William ForsytheJirí Kylián y la desaparecida Pina Bausch.

Mats Ek (Malmo, 1945), quien ya ha presentado sus trabajos en Sevilla como director del prestigioso Cullberg Ballet y como creador independiente para otras formaciones entre ellas la CND, abandonó la dirección de la formación sueca en 1993 y, desde entonces, ha creado coreografías de las compañías más prestigiosas de danza contemporánea del mundo. La bailarina zaragozana Ana Laguna, en el Cullberg desde 1974, es su asistente.

El coreógrafo sueco remonta para Europa la pieza que creó para Danza Contemporánea de Cuba en 2009.

Casi-Casa parte de tres objetos muy reconocibles que se encuentran en todas partes: un fogón, una mecedora y una puerta. Alrededor de estos tres objetos que siempre están en el escenario suceden cosas cotidianas, reconocibles por cualquier persona, pero también surgen elementos nuevos”, comenta Mats Ek, quien relata cómo, una vez terminada la coreografía en 2009, le tuvieron que buscar un argumento relacionado con los derechos humanos que no se respetan en Cuba para obtener una subvención de Suecia. “Utilizamos dos argumentos: una historia de amor entre dos hombres, ya que la homosexualidad está prohibida en Cuba, y hablamos también del inmenso poder de las mujeres en la isla. Pero, en realidad, el trabajo con la compañía fue maravilloso, no tuvimos ningún problema”, desvela el creador.

La Compañía Nacional de Danza, asidua al Teatro de la Maestranza pero que actuará por primera vez en el Central, cerrará la temporada de danza contemporánea en el espacio que dirige Manuel Llanes y que acaba de obtener el Premio Max de las Artes Escénicas por su “magnífica programación”. Además de Casi-Casa, una pieza para 11 bailarines con música original de Fleshquartet, la CND interpretará otras dos producciones de su repertorio que firma Jirí Kylián y ambas con música de Mozart: Sleepless, inspirada en las pinturas rasgadas del argentino Lucio Fontana, y Petite mort, una obra montada durante la dirección de Nacho Duato y que la compañía estrenó en 1995.

Aunque desde la entrada de José Carlos Martínez, en 2011, la CND ha comenzado a trabajar también obras clásicas, el programa que presenta en Sevilla, que podrá verse los días 16 y 17 de mayo, es totalmente contemporáneo, acorde con el espíritu del Teatro Central.

“Combinar el repertorio clásico y contemporáneo es muy importante y supone un reto que muchas compañías deberían afrontar. Para mí es una alegría poder formar parte de esta combinación”, comenta Ek, cuya versión del ballet romántico Giselle de 1982 supuso una revolución en la escena danzística.

“Nuestra idea es darle continuidad al repertorio que creó Nacho Duato [director de la CND entre 1990 y 2010] y trabajar en paralelo con propuestas clásicas. La vuelta a la zapatilla de punta no quita que seamos una compañía del siglo XXI y que queramos interpretar a los grandes coreógrafos de hoy”, dejó claro Martínez, quien espera que cuando se resuelva el conflicto entre el Ministerio de Cultura y Duato puedan reponerse las piezas que el coreógrafo valenciano creó durante su etapa en la dirección.

 La CND presentará Casi-Casa en el Teatro Real de Madrid del 24 de mayo al 1 de junio pero, en esta ocasión lo interpretará junto a Allegro brillante, de Balanchine; Delibes suite, de José Carlos Martínez, e In the middle, somewhat elevated, de Forsythe.

Fuente:

 http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/05/13/andalucia/1399998108_973803.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *