Museos, financiación y gasto público.

 

Desde la antigüedad las sociedades y pueblos han preservado su cultura y su historia en lugares donde se conservaran para uso, deleite y aprendizaje de generaciones actuales y futuros. Estos lugares son los museos, centros de cultura y de enseñanza.

Según el Consejo Internacional de Museos (ICOM) “el museo es una institución permanente, abierta al público, sin fines de  lucro, al servicio de la sociedad y su desarrollo, que adquiere, conserva, investiga, comunica y  exhibe, testimonios del hombre y su entorno,  con propósito de estudio, educación o deleite”.

El museo es, por tanto, un bien colectivo e indispensable en la sociedad. Pero al darnos cuenta de la importancia social del museo y del beneficio que genera para el conjunto de la ciudadanía, nos preguntamos a su vez quién es el responsable financiero para el mantenimiento del servicio que presta. Es decir, ¿Cómo se financian los museos?

En España, esta función está repartida entre el propio museo y el sector público, principalmente, y en menor medida, de las aportaciones privadas. Este modelo de sustento público de los museos está bastante extendido en la mayoría de los países. En el caso contrario encontramos a los museos de Estados Unidos, donde la financiación pública supone solo el 24.4%, mientras que los donativos privados alcanzan el 36.5%, el 27.6% pertenece a ingresos relativos a la propia actividad del museo y el 11.5% restante provienen de inversiones.

Sin embargo, debido a la situación de crisis en que nos encontramos en los últimos años hace que nos planteemos más preguntas sobre la financiación de los museos, y en especial, de la participación de los gobiernos en ella. ¿Se ha reducido las aportaciones a este sector? ¿Qué sucede en otros países?

Específicamente en España, la asignación presupuestaria para cultura ha disminuido indudablemente en los últimos años debido a la política de recortes llevada por el gobierno. En el año 2005, la cantidad presupuestada destinada a museos era de 235 millones de euros. En el año 2014 ha pasado a 132 millones de euros. La bajada en los presupuestos ha sido continua desde el año 2008, en que alcanzó su máxima dotación con 260 millones de euros.

Dotación presupuestaria para museos en España

 

Desafortunadamente, a la hora de comparar esta estadística con otros países encontramos una continua falta de mecanismos de transparencia y nos encontramos, en la mayoría de los casos, con una información muy global sobre cultura y casi ninguna especificación relativa a museos.

Podemos destacar los presupuestos en Canadá, donde los datos relativos a los años 2007 a 2009 revelan una constancia en la cantidad asignada aunque ya se aprecian los efectos de la crisis en los presupuestos de 2010, con una bajada significativa.

Canada

En otros países la información relacionada con los presupuestos específicos para museos son más escasos. Lo vemos recogido en la siguiente tabla.

Presupuestos generales mundiales

Los datos reflejados en la tabla dejan entrever que la aportación estatal del Reino Unido se ha mantenido estable durante los años 2010 y 2011, aunque no podemos decir más, ni sobre este país, ni su comparación con los demás debido a la falta de información.

Como conclusión, destacamos la contradicción actual que existe entre la importancia social y cultural de los museos y la falta de transparencia en cuanto a su financiación y dotación presupuestaria en la mayoría de los países, así como el acceso de los ciudadanos a esta información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *