20110712PHT23858_original

Problemáticas y mejoras en la manera de ofertar el cine español

La mayor parte de los agentes que integran el cine español coinciden en que deberían de tenerse en cuenta a la hora de abordar la problemática que atraviesa este sector en la actualidad las siguientes cuestiones:

Problemáticas

Sergei-Eisenstein-hechos-del-cine

Necesidad del respaldo institucional
Como en todos los países de nuestro entorno, y apoyados en el principio de “excepción y diversidad culturales”, el cine español precisa del apoyo público, tanto estatal como autonómico, en la producción, distribución, exhibición y nuevas tecnologías.

Imprescindible colaboración con las televisiones públicas y privadas
Debería darse una igualdad mucho mayor que la que actualmente existe en la emisión de cine español y extranjero por parte de los operadores privados y públicos.

Potenciación de la Sociedad de Garantía Recíproca Audiovisual S.G.R.
Las actuales dificultades económicas realzan aún más la necesidad de “Audiovisual, S.G.R.”, como se deduce del amplio volumen de productoras que se acogen ya a su respaldo.

“Audiovisual, S.G.R.” expone en su página web que “con el propósito de apoyar a la industria audiovisual, el Ministerio de Cultura desde el Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales (ICAA) y la Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales (EGEDA) constituyeron, a finales de 2005, AUDIOVISUAL, SGR.
Y continúan señalando, “Contamos con un equipo de profesionales joven y dinámico, con experiencia en el sector financiero y en la industria audiovisual. Por eso, tras comprobar la viabilidad técnica y económica de los proyectos y en caso de que éstos resulten aprobados, facilitamos el acceso a los mercados financieros en las mejores condiciones, ofreciéndote, además, asistencia y asesoramiento en todo el proceso (ayudas públicas, diseño y análisis financiero, etc.)”.

Urgencia de una mayor promoción
La promoción es una asignatura pendiente de nuestro cine, muchas veces llega al momento del estreno sin los debidos recursos para dar visibilidad a las películas.

Mejoras

cine en casa

Valoración del papel que juega la distribución independiente
La gran mayoría del cine español y del cine europeo llega a nuestras pantallas gracias a la labor de las distribuidoras independientes. Sólo el 20% de las películas producidas anualmente en Europa alcanzan distribución fuera del país productor (o países productores, en el caso de coproducciones), lo que representa apenas el 7% del mercado. Por el contrario, aquellos filmes de la Unión Europea que consiguen estrenarse fuera de sus fronteras alcanzan como media un 30% de ingresos en esos mercados, según el Observatorio Audiovisual Europeo (OAE). La posición dominante recae en las distribuidoras norteamericanas, las películas producidas en Norteamérica alcanzaron en España el 60%.

Importancia de las salas de cine como punto de partida para la comercialización de las películas
Cambios en cuanto a comodidad o tecnología en una sala de cine, puede ser un proceso costoso, que el sector está emprendiendo con gran empeño, y que casi totalidad de los cines españoles que han resistido el envite de la crisis, cuenten con proyección digital.
Para ello, la iniciativa privada debería contar con un decidido respaldo del erario público, y concretamente de las Comunidades Autónomas, a las que se hallan transferidas las competencias de exhibición, pudiendo actuar el Estado solo mediante convenios con ellas. Lo más importante de este tránsito hacia la proyección digital es que favorezca una mejor diversidad de la oferta y no provoque, al contrario, una mayor uniformidad de cuanto se presenta a los espectadores. De actuarse con criterios de flexibilidad e igualdad de oportunidades en la programación, el cine español puede resultar beneficiado del proceso. Incluso con la creación de salas concertadas, de carácter mixto público-privado, en localidades a donde hoy no logra llegar, como ya se hace en algunas autonomías.

Apoyo al proceso de digitalización emprendido por las salas
Las salas de exhibición continúan siendo insustituibles, porque significan el primer paso en la “cadena de valor” de las obras cinematográficas. Lo más importante en el proceso hacia la digitalización es que favorezca una mejor diversidad de la oferta y no provoque, por el contrario, una mayor uniformidad en la programación.
También es deseable que a la nueva calidad en los efectos digitales en las producciones españolas, se le añada su exhibición de una manera más rápida, dinámica y de calidad con las nuevas técnicas digitales de proyección en las salas de cine, pudiendo ganar de esa manera espectadores.

Mantener el prestigio de nuestras industrias técnicas
Gracias a un sistemático proceso de renovación y de adecuación a las nuevas tecnologías, el sector de las industrias técnicas españolas se ha ganado un merecido prestigio internacional. La llegada de jóvenes y muy preparados profesionales se ha conjugado con la permanencia de otros más veteranos, de contrastada experiencia, a la vez que han surgido nuevas empresas muy competitivas. En aspectos como los efectos digitales y de sonido, o la tridimensionalidad, han destacado de forma especial: han favorecido así, por un lado, la irrupción de un cine de género “fantástico” que tanto eco ha encontrado en las taquillas españolas y extranjeras; y, por otro, la consolidación y el prestigio de la industria del cine de animación, que pasa por un excelente momento en nuestro país. Hay que preservar a toda costa el nivel alcanzado, sin que se vea sometido a distorsionantes absorciones foráneas, a la fragmentación del sector en pequeñas empresas o a la emigración de los mejores creadores y técnicos.

Nada definitivo se logrará sin acabar con la “piratería audiovisual”
De forma unánime, los sectores del cine español están de acuerdo en que cualquier esfuerzo será inútil si no se logra terminar con la “piratería” o dejarla reducida a su mínima expresión. Su existencia, el enorme volumen que ha alcanzado en nuestro país (con casi el 75% de los productos audiovisuales consumidos a través de páginas de enlace que actúan ilegalmente, lo que significa 2.800 millones de euros en pérdidas para el sector, según la estimación efectuada por la Coalición de Creadores), puede llegar a destruir todo un tejido industrial que cuesta mucho esfuerzo mantener, además de atacar frontalmente los principios de la propiedad intelectual. No es preciso insistir en argumentos tan conocidos como sobrados de razón para condenar esta flagrante violación de derechos fundamentales. Por ello, la Ley de Economía Sostenible, puede significar un paso importante para acotar un problema de máxima gravedad.

Confianza en las nuevas plataformas legales online
Como contrapartida al punto anterior, se estima muy positiva la creciente existencia de plataformas legales en internet para el adecuado consumo de los productos audiovisuales. Van a constituir en el futuro una parte básica en el disfrute de dichos productos, no solo por su citado carácter legal, de respeto a la propiedad industrial e intelectual, sino por la calidad y variedad de la oferta que plantean y plantearán. Por su juventud y la dimensión de sus empresas, todavía no suponen ese factor dinamizador de financiación de las obras que están llamadas a jugar más adelante, pero su simple existencia es un motivo de confianza en las transformaciones de todo tipo que nos esperan. Con diferentes modalidades de consumo de los contenidos, constituyen una nítida apuesta por un futuro en el que todos estamos concernidos. Sin duda, debemos apostar por él, facilitando su innovadora trayectoria mediante un marco legislativo y fiscal lo más favorable posible; aunque sin ánimo alguno de tipo excluyente respecto a los canales tradicionales de comercialización, que han demostrado sobradamente su utilidad.

Impulsar la coordinación entre las políticas del Estado y de las CC. AA. en el terreno audiovisual
En diversos aspectos, la industria audiovisual se enfrenta con duplicidades entre las disposiciones legislativas estatales y autonómicas para un mismo asunto. Ello genera no solo un incremento de tareas administrativas, sino confusión e incluso inseguridad jurídica a la hora de cumplir las normas establecidas.
Una adecuada coordinación entre las políticas de los organismos públicos evitaría esta situación que a nadie conviene y resulta perjudicial para todos.

Reforzamiento de la dimensión internacional del cine español
Ya se ha señalado el papel que juega el cine español en la imagen exterior de nuestro país. Todavía debe jugarlo con mucha mayor intensidad, tal como se hace en otras latitudes, como Estados Unidos o en buena parte de los países europeos. Cuanto se ha dicho respecto a la promoción interna valdría repetirlo aquí, pero todavía de manera más insistente porque la capacidad que posee el audiovisual de ser “embajador” de una nación, de simbolizar su nivel de desarrollo, resulta indiscutible. Baste con considerar la dimensión mundial adquirida por cineastas, actrices, actores o técnicos españoles para percibir en toda su extensión tal principio.
Muy diversas son las formas de llevar a cabo este empeño, que tienen su principal marco en festivales, mercados y otras citas internacionales.
Por ejemplo, este mismo año se ha ofrecido una “Muestra de Cine de animación” es una muestra itinerante de películas animadas conocidas y de calidad. El proyecto tiene a la vez una dimensión internacional, ya que aspira a difundir estas obras en países de nuestro entorno geográfico y cultural en los que la presencia del cine español es prácticamente inapreciable.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *