Propuesta de una “Ley para las Artes Escénicas en España”.

Una iniciativa promovida en 2011 por la Asociación Cultural Amigos de la Danza Terpsícore (ACADT), propuso la creación de una Ley de Artes Escénicas para España, tras haber analizado la situación actual de las artes escénicas en nuestros. Comparándolo con el modelo británico, se destacó que nuestras artes escénicas sufren carencias e ineficiencias que impiden su desarrollo. Esta propuesta de ley está concebida como una iniciativa participativa generadora de un debate que supere el ámbito sectorial.

La propuesta de Ley se fundamenta en los principios básicos de autonomía e independencia desarrollados por los Arts Councils que se han ido extendiendo a un buen número de países democráticos, adaptándose a la realidad y organización administrativa del estado.

En mayo de 2008, el Ministerio de Cultura hizo público un programa para el período 2008 -2012, que incluía algunas reformas para el conjunto de las Artes escénicas. Estas reformas al menos introducían algunos cambios que incrementaban al aumento de la transparencia y la eficacia en el sector público. Asimismo, Cesar Antonio Molina, en ese momento ministro de cultura se comprometió a poner en marcha una Ley de la Música, del Teatro y la Danza. La crisis en cambio, ha hecho más visible el desgaste del sistema actual, basado en la intervención y tutela del estado sobre las artes escénicas.

Las consecuencias de la crisis, junto con la poca profesionalidad de los dirigentes políticos y económicos, han creo la exigencia de responsabilidades por parte de los ciudadanos. Estas exigencias han puesto en evidencia las notorias carencias de nuestra democracia.

El Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), es un organismo creado en 1985, cuyos fines son “la promoción, protección, y difusión de las Artes escénicas y de la música en cualquiera de sus manifestaciones”, por ello, su dirección estratégica depende del Ministerio de Cultura quien, además, es el responsable de evaluar y controlar los resultados de su actividad. Además de esto, el INAEM distribuye subsidios directos y en régimen de competencia competitiva a todo tipo de organismo público o privado para apoyar giras por España y el extranjero, festivales, etc.

Por otro lado, cabe destacar la intervención de las Comunidades Autónomas en las Artes Escénicas. Esto se debe a que, según la Constitución española: «sin perjuicio de las competencias que podrán asumir las Comunidades Autónomas, el Estado considerará el servicio de la cultura como deber y atribución esencial y facilitará la comunicación cultural entre las Comunidades Autónomas, de acuerdo con ellas», sin embargo, la gran mayoría de los estatutos de autonomía de las 17 Comunidades Autónomas del Estado incluyen poderes exclusivos sobre la cultura. Un ejemplo sería el estatuto de la Comunidad Autónoma de Andalucía, que dice literalmente: «Corresponde a la Comunidad Autónoma la competencia exclusiva en materias de cultura que se lleven a cabo en su territorio, incluyendo el fomento y la difusión de la creación y la producción teatrales, musicales, de la industria cinematográfica y audiovisual, literarias, de danza, y de artes combinadas llevadas a cabo en Andalucía».

Es imprescindible señalar algunos datos significativos de la acción de las Comunidades Autónomas que influyen en la situación actual de las Artes Escénicas. Las CCAA  han instaurado sus particulares leyes reguladoras de espectáculos públicos y actividades recreativas con los respectivos reglamentos y decretos complementarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *