Unos premios Max “poco habituales”.

Este pasado lunes, como cada año, se celebraron los premios Max a la danza y el teatro español, pero no fue una gala como otra cualquiera. Jimmy Barnatán, como maestro de ceremonias de la gala, se presentó bastante “rockero” luciendo un corsé de cuero y una chaqueta rodeada de tachuelas. Fue una noche completa en la gala en la que no faltaron bailarines, cantantes, espectáculops de equilibrio, etc. Un gran cabaret dirigido por Mariano de Paco que dejó al público fascinado la noche del pasado lunes 26 de mayo en el Circo Price de Madrid.

El formato cabaretero de la ceremonia y “la defensa del arte desde el arte” se inscriben en el esfuerzo realizado por la Fundación Autor de la SGAE, organizadora de los premios, por adecuar los galardones a los tiempos que corren. Los últimos cambios en el reglamento han diversificado el panorama de los candidatos y han repartido las nominaciones entre un mayor número de espectáculos. La principal medida, como analiza el presidente de la fundación, Antonio Onetti, ha sido la de cambiar el censo electoral. “Antes podía votar todo el que se inscribía”, este año las piezas han sido preseleccionadas por tres comisiones y juzgadas por dos jurados independientes. “Ahora se vota la calidad de la obra, no el nombre que más suena. Eso ha hecho que el teatro andaluz y catalán vuelvan a escena”, comentó Onetti.

Otra de las variaciones que ha establecido la organizadora de los premios es la de las funciones representadas exigidas para optar a un Max. El último cambio en el reglamento las redujo de treinta a siete. Como comenta Onetti, “gran parte del sector ya no podía cumplir esas exigencias”. Una bajada significativa para una industria que ha visto caer las funciones en un 26% entre 2008 y 2013, según datos de la SGAE, debido a los rigores de la crisis y la subida del IVA cultural al 21%. La decisión de la organización ha permitido que espectáculos independientes como ‘La gente’ haya entrado en los premios en la categoría de la recién creada categoría de ‘Autoría revelación’.

La gran triunfadora de la noche fue la obra “Un trozo invisible de este mundo”, cinco monólogos conmovedores en torno a la migración y el exilio, que se alzó con cuatro de los grandes premios de la noche, entre ellos el de mejor espectáculo de teatro, el de autor revelación y actor para Juan Diego Botto, además del de diseño de iluminación para Valentín Álvarez, esta obra está dirigida por Sergio Peris Mencheta.

La otra obra favorita de la noche, Barcelona, se llevó el Max al mejor autor teatral para Pere Riera y para la actriz Emma Vilarasau. Barcelona, una potente historia de amistad de dos mujeres bajo los bombardeos de 1938 en la ciudad catalana.

Para finalizar, una preocupación que comparte Onetti, es que ya baraja nuevos cambios para 2015. “Si esto no hace que se vea más teatro, no sirve de nada. El año que viene queremos entregar los premios en invierno, para que las obras ganadoras tengan toda la temporada por delante. Hay que ajustar los premios a la realidad del teatro español, y no al contrario”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *